Naturaleza infiel en ABC


Grande debuta en la novela con «Naturaleza infiel»

VANESSA JOB VALLE. MADRID
Cuando era niña Cristina Grande, la autora de «Naturaleza infiel» (RBA), estudió música. Desde entonces quedó enamorada del ritmo y aprendió a trasladarlo a su forma de escritura. Su interés por la literatura la llevó a formarse en la filología, la ciencia que la etimología griega define como amor por las palabras. También se adentró en el cine y la fotografía. Sin lugar a dudas, en su primera novela, la autora logra unir todos estos elementos creando un relato sincero, lleno de sonoridad, que habla de los aspectos cotidianos, pero narrados de manera que enganchan instantáneamente al lector con referencias a la España de los años ochenta y noventa.

El libro está formado por historias pequeñas, que juntas describen la vida dentro de una familia dominada por un matriarcado a la muerte del padre. «Es como una pieza de porcelana fragmentada, que al unirla se reconstruye», dice a ABC, Cristina Grande.

La narración gira en torno a las últimas tres décadas de la vida de Renata -mujer moderna e independiente-, quien cuenta la reestructuración familiar, sus problemas y su adicción al sexo y la de su hermana a la heroína y cocaína. La autora de «La novia de parapente»se reconoce en Renata -la narradora de la historia- por la posición entre dos hermanos que ocupa en la familia, por la admiración hacia su madre y porque le cuesta trabajo mostrar sus sentimientos. Aunque aclara que Renata es más pesimista y desencantada que ella. Grande niega que su relato sea autobiográfico, pero parece difícil creerlo cuando se descubre la historia de la portada del libro, en la que aparece su padre -que ya ha muerto- mientras les toma una fotografía a ella a los seis años y a sus hermanos.

Con la primera novela de Grande, se le ha situado como una promesa para la literatura española. Ella, se siente alagada y piensa que tiene una gran responsabilidad. «Cuando escribo no pienso en eso, no se escribe pensando en el futuro o a donde vas a a llegar. Yo escribo para aprender, para ordenar las cosas, para entender a los demás y crear una armonía en el entorno».

Con «Naturaleza Infiel» la autora, de 45 años, concluye una trilogía que gira entorno a relaciones personales, la pareja, amigos y familia. Actualmente trabaja en un libro de cuentos y vislumbra ideas par su siguiente novela. Por ahora, su mayor tiempo lo ocupa en la preparación de su boda y en sus artículos de prensa para el «Heraldo de Aragón».

14-4-2008